Un balance muy positivo de nuestro primer año como Kaf

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Estamos por cumplir un año desde que empezamos a darle forma a este sueño llamado Kaf cosméticos. ¡No podemos mentirles! estamos muy emocionadas de llegar hasta aquí y sobre todo en estos tiempos tan difíciles en los que nació Kaf. Esto es gracias a ustedes. Por eso queremos compartirles un poco más de nuestra historia.

Aunque llevamos una corta trayectoria no ha sido un camino fácil, hemos pasado por altibajos y todo tipo de escenarios que nunca nos imaginamos. Sin embargo, esta historia continúa, y lo mejor, es que continúa forjándose de la mejor manera.

Un poco de nuestra historia…

Antes que nada, vamos a presentarnos para que nos pongan cara, somos Sara y quien les habla Estefanía. Este 20 de febrero Sara y yo cumplimos un año desde que nos conocimos en un café para algo que en principio era una entrevista de trabajo. Y digo «en principio», porque en realidad tuvimos tanta conexión e ideales en común, que no parecía para nada la típica entrevista laboral a la que todos estamos acostumbrados, al contrario sentíamos que nos unían muchísimas cosas y que juntas podíamos construir un bonito proyecto. Fue así que me enamoré del proyecto y no me pude resistir. Pero, ¿Cómo llegaron una colombiana y una española a crear una línea de productos de cosmética natural?

En el 2018 Sara tuvo su primer acercamiento con el aceite de argán. Prueba el producto y queda fascinada. A partir de ese momento, el producto se vuelve muy apetecido entre sus amigas y entorno más cercano y decide montar una tienda online. Y ya no solo por los beneficios cosméticos que tiene el producto, si no por la labor social de fondo. La idea de poder ayudar a mujeres en una situación vulnerable la conmovió. Fue en ese momento que decidió buscar una persona que creyera en el proyecto y se encargara de la estrategia de marketing y comunicación de la marca.

Aquí volvemos a «la entrevista laboral» que les mencionaba. Acepté la propuesta y empezamos a trabajar juntas. Estábamos convencidas que si podíamos cambiar la forma de hacer cosmética. Optar por una cosmética natural real con un impacto social y ecológico relevante. Y es que, hoy en día, muchas marcas se autodefinen como sostenibles, pero la verdad no lo son. La sostenibilidad es un término más complejo de lo que parece, y desde nuestra experiencia, podemos afirmar que la sostenibilidad es para gente valiente. Hay que ser valiente para detenerse a mirar lo que la mayoría de la gente pasa por alto. Hay que ser valiente para ser sensible, abrirle el corazón a otros seres vivos, y ampliar el círculo de empatía más allá de nuestra familia, nuestros amigos y nuestros perros y gatos.

Hay que ser valiente para hacer cosas que a veces se sienten insignificantes, mientras las personas que nos rodean nos dicen que lo que hacemos no sirve para nada… y hay que ser realmente valiente para seguir creyendo que vale la pena hacerlas, aunque sepamos que la diferencia que hacemos es mínima. ¿Cómo no va a requerir una enorme valentía esa tarea? Es mirar al fracaso a los ojos, y decirle: te veo, y es posible que no sea capaz de vencerte, pero no me importa.

En Kaf somos mujeres valientes y nos hace feliz darnos cuenta que también estamos rodeadas de personas valientes que consumen nuestros productos, y se preocupan por dejar una huella bonita en el planeta. Y esta ha sido tal vez la enseñanza más valiosa y enriquecedora que nos ha dejado este primer año de Kaf. Darnos cuenta que las cosas pequeñas son importantes y valiosas, sí. Las diminutas —muchas veces “insignificantes»— acciones cotidianas se acumulan y multiplican y, para bien o para mal, terminan generando un impacto enorme. Eso es lo que queremos desde Kaf, un impacto enorme en el planeta y para bien. Es nuestra forma de aportar nuestro granito de arena a la sociedad, hacer todo lo posible por respetar el planeta y ayudar a las personas que más necesitan de nosotros y muchas veces ignoramos.

¡Gracias muchas gracias a todas las personas que creen en nosotras y nos permiten seguir creciendo cada día!

Descubre los usos y beneficios del aceite de argán