¿Cómo recuperar la elasticidad en la piel?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Existen muchos factores que pueden afectar la elasticidad de la piel. La sequedad, la exposición a la intemperie, la menopausia, el estrés o la alimentación son algunos de ellos. En este post te contamos cómo poner solución y recuperar la elasticidad de la piel del cuerpo y la cara. ¡Sigue leyendo!

Con la edad la deshidratación en la piel aparece con más facilidad y se refleja en el aspecto de la misma: sensación de menos luz, pérdida de elasticidad, marchitamiento e incluso manchas. Las zonas de nuestro cuerpo que más afectadas se ven a este cambio suelen ser el rostro, el cuello, el escote, los brazos y las manos. Estas zonas están más expuestas al contacto directo con agentes externos como pueden ser el sol o la contaminación. Además, muchas de estas zonas del cuerpo cuentan con una dermis mucho más fina que las hace ser más vulnerable a factores agresivos.

Causas de la pérdida de elasticidad en la piel

  • Una dieta incorrecta donde faltan vitaminas y minerales.
  • Una incorrecta hidratación. No beber agua.
  • El bajo consumo de vegetales frescos o frutas.
  • Una mala circulación, donde no llegan a repartirse bien los nutrientes y el oxígeno a los tejidos…
  • No dormir lo suficiente.
  • Fumar.
  • Tener un exceso de peso.

Tips para recuperar la elasticidad en la piel

Aquí te contamos algunos tips que pueden ayudarte a mantener tu piel hidratada, luminosa y tersa y que te valdrán para combatir los signos de la edad, reducir las arrugas, mejorar el tono y la elasticidad:

  • ¡Duerme bien!: Dormir entre 6 y 8 horas cada noche disminuye la aparición de ojeras y mejora el aspecto de la piel. Para que la piel de tu cara esté perfecta a todas horas, trata de irte a la cama siempre a la misma hora y programa el despertador para el mismo horario.
  • ¡No fumes!: El tabaco afecta directamente a la epidermis deshidratando la piel, provocando que se vea más estropeada y con menos luminosidad.
  • Limpieza en la piel: Limpia la piel en las mañanas y en las noches preferiblemente con productos naturales.
  • Cuida la hidratación y la alimentación: El consumo de frutas y verduras es fundamental para mantener la piel saludable. Frutas como la naranja, fresa o melón son altamente hidratantes y refuerzan la piel gracias a su alto contenido en vitaminas y antioxidantes. No te olvides de ingerir dos litros de agua al día y zumo de frutas naturales.
  • Exfoliación de la piel del rostro: Una adecuada exfoliación te ayudará a eliminar células muertas de la piel, permitiendo una piel más suave, uniforme y libre de imperfecciones.

Aceite de argán tu mejor aliado para recuperar tu piel

El aceite de argán es un potente regenerador, antioxidante y reafirmante. Gracias a su alto contenido en vitamina E, minimiza las líneas de expresión y nutre la piel. Todo ello fomenta una apariencia joven y retrasa la aparición de arrugas. Además de mejorar el aspecto general de la piel, otra de las propiedades del aceite de argán para el rostro es su capacidad para dejarlo perfectamente hidratado. Y sin sensación untuosa ni pesada, pues se absorbe muy rápido y deja un efecto fresco, ligero y sin tirantez.

Descubre los usos y beneficios del aceite de argán