Marruecos, 2018

¿Quiénes somos?

Nuestra historia comienza allá por 2018 cuando viajamos a Marruecos y descubrimos el aceite de argán puro que producen las mujeres de la región de Agadir, Marruecos. Nos enamoramos de su tradición milenaria, el respeto por la cultura y las inquietudes de estas mujeres por autogestionar los campos de árboles de argán a los que tanto cuidan y miman.

Nos trajimos unos litros de aceite de argán, del bueno, el que fabrican con tanto cariño nuestras proveedoras: el sostenible. Comenzamos a usarlo a diario, a informarnos sobre sus beneficios y usos y, en definitiva, a descubrir su potencial cosmético. Nos dimos cuenta de que es un producto increíble que, además de ser natural, es súper hidratante con multitud de usos y, cada vez eran más las personas de nuestro entorno que nos pedían un poquito del oro líquido de la cosmética.

Conocemos bien cómo seleccionar el mejor aceite de argán gracias a las Cooperativas de Mujeres libres de Agadir quienes extraen el aceite mediante procesos manuales de tradición milenaria.

Por esta razón y con el objetivo de compartir un pedacito de nuestro descubrimiento, decidimos lanzarnos al mercado digital en 2020 y crear una pequeña tienda online donde, todas las personas que están alineadas con nuestros valores, pueden conseguir este bien tan preciado a un precio justo y con el mejor servicio que podamos ofrecer.

Durante unos meses estuvimos ofreciendo este producto en nuestra tienda online con muy buenos resultados. Hasta que nos dimos cuenta que nuestros clientes se interesaban cada vez más por productos naturales y que al mismo tiempo fueran amigables con el medio ambiente.

Al ver esta necesidad decidimos reinventarnos y ampliar nuestra oferta de productos cosméticos naturales. Pero quisimos hacer algo diferente, inclusivo y nuevo. De esta manera nace Kaf cosméticos, una nueva forma de entender y usar la cosmética natural. Quisimos basarnos en nuestro origen de la marca, la cultura marroquí, de ahí el nombre de nuestra marca, que en árabe significa “hecho a mano”. Apostamos por incluir los mejores y más representativos productos naturales autóctonos de diferentes partes del mundo. Bajo el lema, cosméticos de origen 100% natural, buscamos darles a nuestros clientes lo mejor de cada región, respetando siempre los valores que como marca nos representan: el respeto por el medio ambiente, la cultura y la pureza de los productos. Con el único objetivo de ofrecer un producto de calidad.

El papel de las mujeres en la producción del aceite de argán.

Muchas empresas, sobre todo multinacionales cosméticas, compran productos naturales en grandes cantidades sin tener en cuenta la gestión de los campos ni el respeto por el medio ambiente.

Para nosotras es muy importante la sostenibilidad de estos campos, así como el trato y el respeto hacia nuestras productoras.

Por eso no trabajamos con intermediarios ni con empresas que explotan los recursos de la zona sin respetar los tiempos, la tradición y a la naturaleza en general.

Realizamos viajes periódicos para visitar a las personas que, con todo el cariño y sabiduría, extraen el fruto, lo prensan y nos lo envían directamente, siendo ellas las propias dueñas de su trabajo y de su negocio.

En Kaf cosméticos somos un equipo de mujeres autónomas, responsables con el medio ambiente y queremos aportar nuestro granito de arena a la sostenibilidad del planeta.

Comprando nuestros productos, colaboras con la autosuficiencia de regiones que lo necesitan. Esta es nuestra historia ¿quieres ayudarnos a continuarla?

100% puro y orgánico

¿Por qué elegir aceite de argán Kaf?

Auténtico

Sin mezclas ni aditivos. Tal y como se produce en origen con un primer prensado en frío de la semilla del árbol de argán que preserva todas sus propiedades.

Producción ecológica

El certificado ECOCERT avala la naturaleza ecológica de nuestros productos. Tanto la material prima, que proviene de agricultura ecológica como su tratamiento.

Máxima calidad

Su consistencia espesa, su sutil y agradable olor, así como su suave color dorado son las propiedades que te harán distinguir un buen aceite de argán como el que te ofrecemos.

Trabajamos con cooperativas de mujeres locales, las ayudamos a ser autosuficientes.

La producción del aceite de argán se inicia en las cooperativas cercanas a Agadir, unas 22. Los sindicatos organizan controles de calidad y las exportaciones además de gestionar la demanda.

El aceite producido es de alta calidad, trazable y fresco, el propio sindicato organiza evaluaciones y cursos de formación para las mujeres de las cooperativas, así pueden conseguir la certificación de producto ecológico y comercio justo de ECOCERT. Además les permite garantizar un precio justo de todos los compradores.

Hasta ahora, esto ha dado lugar a resultados muy significativos, entre los que se incluyen:

Colabora con la autosuficiencia de las mujeres del pueblo Berebere. Compra aceite de argán Kaf aquí.