10 motivos para pasarte a la cosmética natural

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Esmaltes libres de químicos, champús sin parabenos, cosmética natural, tiendas ecológicas, papel orgánico y la lista podría continuar. La preocupación por el medio ambiente ha incrementado en los últimos años. Y con ello las formas de consumo respetuosas con el medio que nos rodea. Cada vez son más las personas que se preocupan por llevar un estilo de vida sostenible y saludable, y que ven en la cosmética natural una forma de mejorar su apariencia física sin necesidad de poner en peligro nuestra piel.

A pesar de que en el mercado existen grandes marcas de cosmética convencional, lo cierto es que la cosmética natural ha ido abriéndose pasa poco a poco. Pero, ¿por qué apostar por la cosmética natural y dejar a un lado la tradicional? aquí te lo contamos.

¿Por qué preferir la cosmética natural?

El objetivo final de un cosmético natural, orgánico, o BIO, es el mismo. El evitar o reducir el uso de compuestos químicos obtenidos por síntesis en laboratorios. Priorizando los ingredientes naturales procedentes de cultivos controlados, como extractos y aceites de plantas y semillas.

Los cosméticos naturales no tienen siliconas, conservantes, colorantes artificiales, parabenos, ingredientes de origen animal ni óleos minerales y contienen una mayor proporción de materias primas naturales, sin la necesidad de que sean orgánicas.

Hoy en día, las tendencias nos señalan que los activos derivados de los aceites de argán y de coco, el árbol de cassia o la semilla de moringa pisan fuerte entre los consumidores de cosmética. En Kaf te damos 10 razones para pasarte a la cosmética natural.

1. Creada a partir de productos naturales

A diferencia de la cosmética tradicional, la cosmética natural no utiliza aditivos químicos. Las materias primas utilizadas en estos productos son extraídas directamente de la naturaleza. Concretamente, en Kaf Cosméticos, trabajamos por brindarles un producto 100% natural y ecológico. ¿Por qué? Porque es muy importante brindarle a tu cuerpo lo mejor, y eso solo te lo puedo dar un producto completamente puro y natural. Además, para nosotras es muy importante la sostenibilidad de los campos con los que trabajamos, así como el trato y el respeto hacia nuestras productoras. Por eso no trabajamos con intermediarios ni con empresas que explotan los recursos de la zona sin respetar los tiempos, la tradición y a la naturaleza en general.

2. Más respetuosas con tu piel

Si, cada vez que te maquillas se te forman pequeños granitos en la cara, la cosmética natural puede ser una buena opción frente a la cosmética tradicional. Al tratarse de ingredientes procedentes de la naturaleza, hay menos probabilidades de desarrollar enfermedades dermatológicas. En Kaf, todos nuestros productos están libres de parabenos y de otras sustancias químicas que puedan afectar a tu piel.

3. Aumenta la luminosidad de tu piel

A pesar de que la industria nos vende productos que tienen efectos milagrosos sobre nuestra piel, lo cierto es que utilizan productos químicos que hacen que nuestra piel se vuelva más opaca. 

4. Protege tu cuero cabelludo

Muchos de los cosméticos que se venden en las grandes superficies tienen siliconas que afectan directamente nuestro pelo. Si tienes el pelo graso, esto hará que tu pelo se ensucie con mayor rapidez, pese a que en un principio parezca estar brillante y suave. El uso prolongado de champús industriales puede provocar que tu cabello se vuelva más fino y quebradizo.

5. No utiliza colorantes artificiales

Mientras que la cosmética tradicional utiliza diversos conservantes con el fin de aumentar la durabilidad, los cosméticos naturales tienen fechas de caducidad cortas, que no suelen ser mayores a los 6 meses, para asegurar que todos los ingredientes mantengan intactas sus propiedades. A pesar de que algunos cosméticos naturales pueden presentar algún tipo de conservantes suave, lo cierto es que este siempre aparece especificado en la etiqueta de producto.

6. Cuídate a largo plazo

A pesar de que los productos tradicionales no tienen consecuencias notables a corto plazo, lo cierto es que estos pueden provocar que desarrolles alergias o incluso pueden dañar tu cuerpo a nivel interno si su uso es muy prolongado. Al contrario de lo que sucede con los productos de cosmética industrial, los naturales contienen únicamente ingredientes de alta calidad, libres de extractos o hierbas y otros componentes naturales que cuidan tu piel de forma suave y previenen posibles alteraciones.

7. En contra de los envases de un solo uso

Mientras que la cosmética tradicional utiliza envases de ‘usar y tirar’, la cosmética natural prefiere optar por envases reutilizables, y en medida de lo posible intentan que estos no estén elaborados con plástico. Los fabricantes priorizan que el packaging del producto sea bonito, mientras que el caso de los cosméticos naturales siempre se intenta emplear envases que se puedan reciclar o sean biodegradables. Es el caso de Kaf, que día a día nos esforzamos por ser coherentes con nuestro lema y ser respetuosas con el medio ambiente utilizando un packaging sostenible.

8. No testa sus productos con animales

Si estás harto de que las grandes marcas de cosméticos utilicen animales para testar sus productos, la cosmética natural puede ser una buena opción si buscas productos que sean respetuosos con el entorno animal.

9. Transparencia a la hora de comunicar

Generalmente, las marcas de cosméticos industriales utilizan el término natural aprovechándose de la tendencia bio. A pesar de que tengan una mínima presencia de ingredientes naturales, las grandes marcas se agarran a esto para ofrecer como producto natural, algo que no lo es.

10. Efectos aromaterapéuticos

Al contrario de lo que sucede con los cosméticos tradicionales donde se emplean perfumes químicos y sintéticos para atraer el comprador, en la cosmética natural no predominan los olores fuertes. Los cosméticos naturales emplean aceites esenciales naturales que pueden llegar a tener efectos aromaterapéuticos en aquellos que los prueban.

Descubre los usos y beneficios del aceite de argán